Saltar al contenido
Sistema Solar

La Luna: nuestro satélite natural

La Luna: nuestro satélite natural

Noche tras noche observamos la Luna en el firmamento. Más allá de la forma que presente el satélite natural que posee nuestra madre Tierra, son muchos y muy interesantes los datos sobre el único lugar aparte del planeta habitado que ha pisado el hombre.

Resulta llamativo que a este astro se le denomine simplemente “Luna” a pesar de que se conocen muchísimas más. La razón es que en el momento de su descubrimiento se desconocía la existencia del resto.

De hecho, fue ya en 1610 cuando el famoso astrónomo italiano Galileo Galilei observó por primera vez cuatro lunas en órbita alrededor de Júpiter.

Si te sientes atraído por la información sobre este fascinante satélite, ¡no te pierdas la aventura espacial que estamos a punto de comenzar!

¿Cómo es la quinta luna más grande del Sistema Solar?

La Luna es un astro opaco, que carece de luz propia y que gira en torno a la Tierra, a la que acompaña en su trayectoria alrededor del Sol, lo que motiva que sea su único satélite natural.

Se trata de un astro sin agua y sin atmósfera.Su tamaño es 49 veces menor que el de nuestro planeta lo que hace que ejerza una atracción bastante menor sobre los cuerpos de la superficie.  Esto  significa  que existe una menor gravedad lunar. Como ejemplo, valga que un astronauta con un peso de 60 kilogramos en la Tierra, va a pesar 10 kilogramos en este satélite.

Igual que sucede con la Tierra, el quinto satélite en tamaño del Sistema Solar, lleva a cabo dos movimientos:

  • Uno de rotación sobre sí mismo, cuya duración es de 27 días, 7 horas, 43 minutos y 11 segundos
  • Uno de traslación alrededor de la Tierra, que coincide con el de rotación

La sintonía entre ambos movimientos hace que este astro siempre presente la misma cara ante nuestro planeta. Tal hecho motivó que hasta hace poco tiempo no se hubiera podido investigar ni siquiera observar su “cara oculta”.

En la actualidad la conocemos por fotografías llevadas a cabo por los astronautas. En octubre de 1959 se mostró por primera vez al mundo su “cara oculta”.

Las fases de la Luna

Las fases de la Luna

La luz con que la brilla la Luna es una parte de la procedente de la estrella Sol, reflejada sobre su superficie. Según este satélite se va moviendo en torno a la Tierra, sus áreas iluminadas por el Sol van cambiando. Los cambios de iluminación que este satélite presenta se conocen como fases. Descubre toda la información de las estrellas en este enlace.

Un ciclo lunar es el lapso de 29,5 días durante los cuales son observadas todas las fases de este satélite. Cuando la última fase se termina, el ciclo se repite y así de modo sucesivo, siempre en el mismo orden.

Las 4 fases lunares más conocidas son la Luna nueva, llena, cuarto menguante y cuarto creciente, si bien existen otras intermedias. Su apariencia varía desde el 0% de iluminación durante la nueva hasta el 100% cuando es Luna llena.

Cada una de estas principales etapas lunares dura en torno a 7,4 días si bien varían ligeramente pues la órbita de nuestro satélite natural es elíptica. Esto se traduce en que todas sus partes tienen 14,77 días con luz y el mismo tiempo de oscuridad.

  • Luna nueva: se produce cuando el satélite se halla en línea entre la Tierra y el Sol
  • Luna Llena: se produce cuando la Tierra se encuentra interpuesta entre nuestro satélite natural y el Sol
  • Cuarto creciente y cuarto menguante: se producen cuando el astro lunar y el Sol forman un ángulo de 90 grados de separación en el cielo

¿Nos miente este astro? Este es el truco clásico para reconocer la fase del satélite. Si lo ves en forma de C no es Creciente sino Decreciente o Menguante. Por ende y en base a su “mentira” cuando parece una D no es Decreciente o Menguante, sino Creciente.

Otra cosa es que cuando esté mintiendo a los habitantes del hemisferio norte, esté diciendo la verdad a los del hemisferio sur. Es una cuestión cósmica, pues en el hemisferio sur sí es creciente cuando parece una C y Decreciente o Menguante cuando forma una D.

Características del único satélite natural de la Tierra

Una somera descripción de este astro nos lleva a apuntar las siguientes características:

  • Diámetro: 3.474 km
  • Masa: 7,349x 1022 kg
  • Volumen: 2,1958x 1010km3
  • Densidad: 3,34 g/cm3
  • Área de superficie: 38.000.000km2

La distancia de la Tierra a la Luna es de 385.000 kilómetros. El tamaño de este satélite es 4 veces menor que el de la Tierra y está compuesto por corteza, mano y núcleo lunar.

La influencia del satélite lunar sobre la Tierra es fundamental en tanto influye en:

  • Las mareas. El astro que nos ocupa produce las mareas del océano
  • El clima. Este mismo satélite se encarga del mantenimiento de la regulación del clima del planeta habitado
  • La aceleración de la Tierra. Si este astro no estuviera presente, la Tierra completaría una vuelta cada 8 horas, cando lo normal es que lo haga en 24 horas
  • Los vientos. Sin la presencia de este satélite los vientos podrían calificarse de huracanados

Resulta esencial no confundir un eclipse solar con uno lunar:

  • Eclipse solar. Se presenta cuando nuestro satélite oculta al Sol y solo ocurre durante la fase lunar nueva
  • Eclipse lunar. Ocurre cuando la Tierra se interpone entre el Sol y nuestro satélite. Los 3 cuerpos se han de encontrar alineados y solo ocurre en la fase lunar llena

La televisión en blanco y negro creó en el subconsciente colectivo una imagen gris cuando en realidad el color de la superficie lunar es entre gris y marrón.

En cuanto a su forma, no es exactamente esférica, sino que se caracteriza por ser ligeramente achatada. La tenue hinchazón que presenta en su cara visible desde el planeta azul y en su lado oscuro, estaría justificada por los efectos de marea o las fuerzas gravitacionales que la Tierra ejerce desde sus comienzos.

Dicho efecto calentó desigualmente la corteza lunar cuando todavía era un océano de rocas en fusión, dándole  una forma de medio limón. Su enfriamiento posterior y las fuerzas de las mareas terminaron por deformar su exterior y  fijar sus irregularidades.

Especial mención merece el conocido como fenómeno de la “superluna” que ocurre cuando el astro lunar se encuentra en su perigeo, el punto más cercano a la Tierra en el interior de su órbita.

La pasada noche del 31 de enero de 2018 ha resultado todo un acontecimiento para los amantes de la astronomía, gracias a la observación de un fenómeno que no se repetía desde hace 150 años y que no es otro que la coincidencia en el cielo de una luna azul, una de sangre, una superluna y un eclipse lunar.

La llegada del hombre a la superficie lunar, un acontecimiento histórico sin parangón

La llegada del hombre a la superficie lunar, un acontecimiento histórico sin parangón

Ni que decir tiene la fascinación que ha despertado este astro desde los albores de la humanidad. El 20 de julio de 1969 la misión espacial estadounidense Apolo XI logra un hito histórico donde los haya: alunizar por primera vez en la historia del hombre.

La cuarta de las misiones Apolo tripuladas había partido del Cabo Kennedy, en Florida, 109 horas antes. Millones de espectadores escucharon atónitos las famosas palabras de “Un pequeño paso para el hombre pero un gran paso para la humanidad”.

Posts que deberían interesarte:

Vídeo sobre cómo se formó la Luna:

Fuentes y Referencias

DMCA.com Protection Status

La Luna: nuestro satélite natural
4.8 (95%) 12 votes