Saltar al contenido
Sistema Solar

Satélites: entre órbitas anda el juego

Satélites: entre órbitas anda el juego

Sin duda habrás escuchado hablar multitud de veces de los satélites, que incluyen a la Luna, que es el satélite natural de la Tierra y de otros que son artificiales, como por ejemplo aquellos que transmiten información o los que sirven como medio de enlace para la conexión a Internet.

Un concepto que no para de repetirse pasero que precisa de una cierta aclaración dada su doble vertiente. ¿Nos acompañas en la aventura espacial en la que sus secretos dejarán de ser tales?

¿Qué son los satélites naturales y artificiales?

La primera pregunta que debemos hacernos es qué son los satélites.  Podemos definirlos de una manera amplia, como cualquier tipo de objeto, ya sea natural o artificial que orbite o transite alrededor de otro más grande. Por lo que se trata de un cuerpo celeste, considerado como un astro. Aquí tienes toda la información general de los astros.

En el caso de nuestro planeta tendrían cabida tanto la Luna, al girar alrededor de él, como los objetos artificiales que dan vueltas alrededor del mismo.

El hecho de que la Tierra solo cuente con uno de estos cuerpos celestes naturales no es óbice para que en el resto del Sistema Solar puedan ubicarse cientos de ellos.

Además el hombre también ha creado y puesto en órbita los conocidos como satélites artificiales, el primero de los cuales fue creado y lanzado por Rusia en 1957, de nombre Sputnik, cuyo diámetro era de 56 centímetros y el peso de 83 kilos. Resulta interesante indicar que era capaz de señalar hacia varios puntos de la superficie terrestre con una luz de radio.

Cuántos cuerpos celestes orbitan alrededor de cada planeta

En lo relativo a la Tierra, solo cuenta con uno de estos cuerpos celestes naturales que es la Luna, si bien en el Sistema Solar existen cientos de satélites. Una curiosidad relacionada con ella es la ilusión de estar siempre mostrando la misma cara.

El planeta que tiene más de estos objetos orbitando entre sí es Saturno, hasta llegar a un total de 53.Titán es el más grande y el que cuenta con una atmósfera más densa.

Dicho esto es lógico plantearse cómo se llaman los planetas que no tienen satélites naturales. Pues bien, son Mercurio y Venus los que carecen de estos cuerpos celestes de menor tamaño que orbitan alrededor de un planeta.

Los satélites naturales de Urano serían 27 conocidos, alcanzando la mayor importancia la conocida como luz Miranda. Neptuno es otro de los planetas que cuenta con gran cantidad de estos cuerpos celestes naturales, hasta completar un total de 13, siendo Tritón el mayor, con unas dimensiones similares a las de Plutón.

En cuanto al vecino Marte cuenta con dos y el gigante Júpiter cuenta con 50 lunas conocidas que se caracterizan por estar en los movimientos de revolución opuestos al planeta.

Conoce más sobre los satélites creados por el hombre

Conoce más sobre los satélites creados por el hombre

Ahora que sabes qué son los satélites artificiales,  quizás te interese el dato de  que estos objetos están compuestos de cuatro partes como son:

  • Control de acción
  • Fuente de poder
  • Antena para la transmisión y recepción de información
  • Sistema para recolectar información

Estas cuatro partes resultan fundamentales para que los mismos cuenten con una buena funcionalidad. En este sentido podemos afirmar que su nivel de complejidad ha experimentado un gran avance desde que el hombre comenzara a fabricarlos, pudiendo ir desde estaciones meteorológicas a la estación del espacio internacional.

Tras  el lanzamiento del Sputnik y hasta hoy han sido miles los lanzados desde más de 40 países. Sin embargo, son pocos los que cuentan con un tamaño grande y cuyo lanzamiento se haya producido en partes para ser montados en órbita.

Ya hemos hecho determinadas alusiones a partir de las que es posible hacerse una idea de para qué sirven los satélites artificiales.

No hace falta indagar mucho para ver que a través de estos aparatos se puede se puede estudiar la Tierra y otros planetas, observar el Universo o cosmos lejano, mejorar las comunicaciones y hasta transportar personas en ellos como ocurre con la Estación Espacial Internacional y el Transbordador Espacial. Lee esta página sobre el Cosmos.

Entre los diversos tipos de satélites artificiales puede destacarse lo siguiente:

Cada uno de estos objetos fabricados por personas cuentan con una misión diferente y son lanzados en órbitas distintas, siendo la órbita geosíncrona una de las más comunes.

De este modo, en tan solo 24 horas estará orbitando o completando un giro sobre la Tierra, coincidiendo con el tiempo que nuestro propio planeta tarda en girar una vez sobre su eje.

También es digna de mención la órbita baja de la Tierra, en la que uno de estos objetos se puede ubicar a tan solo unos pocos cientos de kilómetros sobre el planeta.

Por último, comentar también la existencia de la órbita Sun-Synchronous (sol-síncrona), que se encuentran en las órbitas polares o los satélites geoestacionarios como el METEOSAT, que se ubican en el ecuador directamente y cuya trayectoria sigue el plano ecuatorial de la Tierra.

Artículos interesantes:

Descubre los Satélites Naturales en este vídeo:

Fuentes y Referencias

DMCA.com Protection Status

Satélites: entre órbitas anda el juego
4.5 (90.77%) 13 votes