Saltar al contenido
Sistema Solar

La Vía Láctea, nuestra galaxia

En noches despejadas es posible ver  una franja blanca con muchas estrellas que atraviesa el cielo de lado a lado. La componen algunos de nuestros vecinos. Entre todos formamos nuestra galaxia, que se llama Vía Láctea.

Si traducimos su nombre del latín observamos que fue bautizada por los romanos como “Camino de Leche”, en clara alusión a ese color blanquecino. Otro de los nombres que recibió fue el de “Camino de Santiago”.

Su apariencia difusa responde  al resultado de la luz combinada de estrellas demasiado lejanas para distinguirlas por separado a simple vista. Por el contrario, las estrellas individuales que observamos en el cielo son aquellas que se encuentran lo suficientemente cerca del Sistema Solar como para poder distinguirlas por separado.

¿Qué tipo de galaxia es el “Camino de Leche”?

Una definición de Vía Láctea puede ser la de un agrupamiento de estrellas, cuya forma es de disco, que incluye nuestro Sol y su Sistema Solar.

Se trata de una galaxia espiral, que cuenta con varios brazos espirales enroscados alrededor de un núcleo central. Las estrellas del núcleo central se hallan más agrupadas que las de los brazos, donde han sido encontradas más nubes interestelares de polvo y gas.

El núcleo está rodeado de una nube de hidrógeno, que en sus extremos está deformada y festoneada y rodeada a su vez por un halo esférico y ligeramente aplastado contenedor de muchos cúmulos globulares de estrellas, que primordialmente se encuentran encima o debajo del disco.

Dicho halo puede llegar a tener el doble de anchura que el disco en sí y la mayor cantidad de materia del mismo es materia oscura.

Recientes especulaciones apuntan tanto a que el sistema conocido de esta Vía esté rodeado por una corona bastante mayor de materia no detectada como a que se trate de una galaxia espiral barrada.

Si te estás preguntando cuántas estrellas hay en la Vía Láctea, podemos afirmar que son entre 100 y 400 millones de estrellas las que contiene, aparte de muchos sistemas planetarios que incluyen el Sistema Solar. Todo esto se mantiene junto por efecto de la gravedad.

Características de la Vía que contiene el Sistema Solar

¿Quieres descubrir de cerca las características de nuestra galaxia? Recorre con nosotros este camino espacial y llegarás a las conclusiones que vienen a continuación:

  • Forma parte del Grupo Local, una agrupación compuesta por más de 54 galaxias (entre ellas la Galaxia de Andrómeda y la Galaxia del Triángulo). Dicho Grupo Local a su vez está incluido en el interior del supercúmulo de Virgo y del supercúmulo Laniakea.
  • El diámetro de la Vía Láctea es de unos 100.000-120.000 años luz, si bien se cree que podría alcanzar los 180.000 años luz.
  • Su estructura engloba 3 partes básicas: un halo o sistemas esferoide, un disco plano y un centro galáctico o núcleo central.
  • El giro del “Camino de Leche” no implica que sus estrellas, planetas y resto de componentes giren a la misma velocidad ni dirección. Esto va a depender de la distancia a la que se encuentren del centro. Así, una mayor velocidad requerirá mayor cercanía. El Sol y sus estrellas cercanas se mueven a unos 220 kilómetros por segundo.
  • La edad de la Vía Láctea estaría en consonancia con el fenómeno del Big Bang, pues se cree que pudo formarse poco después de “la gran explosión”. De este modo, sus estrellas más antiguas tendrían casi la misma edad que el mismo Universo.

¿Colisionarán algún día la Galaxia Andrómeda y la Vía Láctea?

Los científicos predicen el choque entre ambos sistemas en un futuro muy, muy lejano. La predicción es que no suceda hasta dentro de 4.000 millones  años, toda vez que en la actualidad la Galaxia Andrómeda se halla a 2,5 millones de años luz de nuestro “Camino de Leche”.

Partiendo de la base de que la distancia a cubrir es de proporciones gigantescas, la colisión está muy lejana. Poniéndolo en perspectiva, el Sol se encontrará casi al final de su fase principal, pero no es probable que siga existiendo vida en la Tierra.

Dicho de otra forma, parece que el Sistema Solar va a sobrevivir a nuestra galaxia y a Andrómeda. La colisión es objeto de especulaciones diversas. No faltan quienes piensan que dará lugar a una nueva galaxia, sin quedar vestigios de las dos anteriores.

La mencionada galaxia resultante sería elíptica o en forma de disco y contaría con un centro galáctico muy brillante que podría llegar a dominar el cielo nocturno de nuestro planeta, convirtiéndose en el cuerpo más brillante que se apreciara en el firmamento.

En los millones de años posteriores a la colisión, la pequeña galaxia del Triángulo se unirá al resultado de la fusión entre nuestra galaxia y Andrómeda, si bien existen simulaciones que parecen indicar que la  Galaxia del Triángulo pueda ser la primera en unirse.

Descubre la Vía Láctea con este vídeo:

Fuentes y Referencias

DMCA.com Protection Status

La Vía Láctea, nuestra galaxia
4.6 (92.31%) 13 votes